domingo, 1 de marzo de 2009

EL CONCEPTO DE SOBERANIA ALIMENTARIA


-LIBARDO MUÑOZ-


Aunque la soberanía alimentaria existía desde cuando las especies pueblan la tierra, sólo ahora se incluye ese concepto en la agenda internacional de las naciones.

"La soberanía alimentaria es un concepto ciudadano que concierne al conjunto de la sociedad, por eso, el diálogo social debe abrirse a todos los sectores sociales implicados", declaró en La Habana, el Foro Mundial sobre soberanía alimentaria realizado allí en reconocimiento a un país pobre, que a pesar de sufrir por más de 40 años un bloqueo económico, ha sido capaz de garantizar con una política de Estado coherente, la alimentación de su población.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, con sede en Roma, declaró: "una séptima parte de la población mundial, 800 millones de personas, padece hambre, de esta cantidad, una cuarta parte son niños".

El Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria declaró además que las políticas económicas impuestas por empresas transnacionales de espaldas a las comunidades son las causantes de la profundización del abismo entre ricos y pobres.

La base de la Soberanía Alimentaria consiste en la aplicaciónn de procesos radicales de reforma agraria, que permitan a campesinos, indigenas y obreros de la tierra, un acceso democrático, equitativo, a los recursos productivos, agua, abonos, bosques, medios de interlocución, para producir en forma coherente y libre de tensiones sociales desequilibrantes.

"El comercio alimentario internacional debe estar subordinado al propósito supremo de servir al ser humano", enfatiza la Declaración del Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria.

Agrega: "El sistema alimentario no puede ser tratado con la única lógica del mercado, los países subdesarrollados son capaces de producir sus propios alimentos y pueden serlo en el futuro".
En un país como Colombia causa alarma la forma en que se estancó el concepto de la producción alimenticia del campo, por una incapacidad institucional del establecimiento, desinteresado del bienestar colectivo.

La oposición a una reforma agraria ha sido parte de una forma de gobernar. Sobre la base del terror anticomunista, se difundió la información de que sobre los propietarios de tierras venían hordas enteras armadas con la hoz y el martillo a decapitar a todo el que encontrara a su paso.

Tenemos a cambio una sociedad con las necesidades alimentarias en grave riesgo, insastisfechas, al punto de una convulsión colectiva cada vez más inocultable para el régimen mafioso que gobierna en Colombia.

La concentración de la propiedad rural en Colombia ha despojado al campesino de la ilusión de ser dueño del campo.

La propia FAO reconoce que alimentos suficientes sí hay para atender al doble de la población mundial, (12 mil millones de personas) el problema es que "el mercado no responde a las necesidades de la gente, sólo responde al poder adquisitivo".

Grandes cantidades del producto agrario nacional de países como Colombia, son manejados por grupos transnacionales cada vez más reducidos, dueños de un enorme poder para comprar impunidad institucional y manipulación mediática a su favor.

Volver a la página principal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada